De baño público abandonado a piso de lujo: la reforma de la que todos hablan

Un baño público abandonado en un suburbio de Londres no parece, a priori, un espacio muy apetecible. ¿Verdad? Sin embargo, a veces hay que mirar más allá de lo evidente para descubrir verdaderos tesoros. Más si cabe, en una ciudad como la capital británica, donde encontrar vivienda puede resultar una odisea.

Laura Jane Clark, una arquitecta británica (que posteriormente se haría famosa par aparecer en programas de TV de reformas) lo hizo. La proyectista convirtió unos baños públicos abandonados durante 20 años en un precioso apartamento de una habitación con todas las comodidades y con un estilo sofisticado y elegante.

crystal palace1

Su historia, sin embargo, no es tan sencilla. Laura terminó la carrera de arquitectura en el año 2007 en Liverpool y decidió mudarse a Londres. Por aquel entonces no tenía casa propia, pero un día, deambulando por el barrio de Crystal Palace, descubrió unas escaleras tapiadas que daban a unos aseos subterráneos. Estaban abandonados y su aspecto era terrible, pero Laura vio en ellos muchas posibilidades.

Espiando a través de pequeñas rendijas, se enamoró irremediablemente de aquel espacio. Empujada por la curiosidad, empezó a investigar y descubrió que los baños fueron construidos en 1929 y usados hasta la década de los 80 del siglo XX. Llevaban, por lo tanto, alrededor de 20 años abandonados. Tras darle muchas vueltas decidió comprar el singular espacio, pero no le resultó fácil. La propiedad del sótano no estaba clara y se la disputaban varias administraciones londinenses. Finalmente, y tras muchos trámites, a finales de 2011 consiguió hacerse con los baños y empezó una particular reforma que documentó paso a paso en un blog (Crystal Palace Toilets).

-. Una casa sin puertas y con mucha luz natural

El proceso para convertir los aseos en un moderno apartamento no fue sencillo. Laura (ella misma se puso los guantes de trabajo) y su equipo empezaron por limpiar el espacio de escombros y suciedad acumulada durante dos décadas de abandono. Después, derribaron tabiques y empezaron a reconstruir les estancias. Sin embargo, tuvieron que lidiar con los malos olores y la humedades propias de un espacio de estas características.

crystal palace kitche

Tras superar estos obstáculos y en poco más de un año Laura Jane convirtió el viejo aseo en un precioso apartamento con cocina equipada, baño con bañera, salón comedor y una habitación con vestidor. Además, la arquitecta le añadió una pequeña terraza con una hamaca colgante.

crystal palace bathroom

Otra de las singularidades de esta vivienda es que carece de puertas. Laura Jane proyectó su apartamento de modo que las diferentes habitaciones estén conectadas entre sí. Ello permite crear un espacio ininterrumpido y distribuir la luz de manera homogénea. Al tratarse de un sótano, era importante que las diferentes estancias quedaran bien iluminadas. El objetivo se consiguió manteniendo los tragaluces originales de los aseos para dar luz al apartamento y pintando de blanco luminoso toda la estancia. El baño, la única habitación de la casa sin luz natural, se iluminó colocando en una pared una imitación de pan de oro. Ello le da un tono dorado y una brillantez que ilumina de forma natural todo el espacio. Además, en este caso, el tabique es de cristal para dejar pasar la luz.

crystal palace living

Pero no solo es le confiere su carácter singular a la vivienda. También lo hace el uso de antiguos elementos de los baños públicos que se han conservado. La arquitecta mantuvo algunas de las baldosas del alicatado original de los aseos para la pared de la cocina y rescató uno de los espejos, que puso en el comedor. También aprovechó viejos carteles.

crystal palace bedroom

Los suelos de madera, la combinación de muebles modernos y otros vintage y las pinceladas de rojo (que aparece de forma elegante en los cojines del salón, los muebles de la cocina, la ropa de cama y las cortinas o en los azulejos del baño) contribuyen a añadir este toque de elegancia y sofisticación al apartamento. Sin duda, un buen ejemplo de cómo convertir un espacio sin alma en una casa con mucha personalidad.


(Fotos: Laura Jane Clark / Crystal Palace Toilets)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *